Leer ficción mejora la conectividad y actividad cerebral

Image

Escrito por Christopher Bergland

Neurólogos han descubierto que la lectura de novelas puede incrementar la actividad cerebral en una variedad de formas. Este estudio fue hecho en la universidad de Emory. El estudio, llamado “Los efectos de corto y largo plazo de una novela sobre la conectividad cerebral”, fue recientemente publicado en la revista Brain Connectivity.

Los investigadores descubrieron que el acto de ensimismarse en la lectura de una novela mejora la conectividad en el cerebro e incrementa la actividad cerebral. Se ha descubierto que la lectura de ficción mejora la habilidad del lector de situarse en las experiencias de otra persona y de ejercitar su imaginación de manera similar a la visualización de la memorización muscular en el ambiente deportivo.

Las costumbres de lectura contemporáneas siguen evolucionando en la era digital. Las estadísticas sobre exactamente cuántas personas leen novelas en esta década en comparación de décadas pasadas varían constantemente. Los lectores definitivamente tienen la tendencia general de comprar más libros de ficción que libros de no ficción. Hechos, noticias y conocimiento específico se obtienen en el internet. En el 2012, solamente cuatro de los mejores veinte libros fueron obras de no ficción.

“La gente está interesada en fugarse de la realidad” declara Carol Fitzgerald del Book Report Network. “En un número de páginas el cuento se abre, desarrolla y concluye, la realidad actual no funciona de tal manera. Al leer, uno tiene una fuga condensada que se puede disfrutar.

 

¿Cuándo fue la última ves que leíste una novela buenísima?

 

¿Eres alguien que disfruta leer novelas? Es sorprendente que 42% de licenciados universitarios nunca volverán a leer una novela después de graduarse. En 2012, la encuesta del “Pew Internet and American Life Project” reveló que a las personas que les gusta leer ficción están motivadas por su propio desarrollo personal. También han dicho que “Me encanta conocer nuevas ideas y tener la habilidad de sentir una multitud de épocas, lugares y acontecimientos.” Otra persona interpreta “la lectura como un estímulo mental y que ofrece descanso.” Otros expresan el placer de vivir indirectamente a través de un personaje y de tener una vida interna aparte.

 

Según el estudio, la lectura es un estilo de vida motivado por el deseo de desconectarse al flujo constante de información visual. Lectores han dicho que “Se me hace mejor imaginar cosas en mi mente que verlas en la televisión. Es una alternativa a la televisión mejor que la televisión. Leer es mejor que cualquier medio electrónico.” Un encuestado capturó el sentimiento general de los lectores de ficción diciendo: “Me encanta tener la habilidad de salirme de mi propia vida”.

 

Uno de los beneficios de salir de nuestras propias vidas mediante nuestro ensimismamiento en otros personajes es que mejora nuestra teoría de la mente. Como un padre de un niño de seis años me doy cuenta de los beneficios imaginativos y cognitivos que obtienen los niños cuando se ensimisman en un buen cuento y aprenden a sentir empatía con un personaje ficticio. Aunque muchas personas leen ficción, estos estudios confirman que gente de todas las edades deberían incrementar el tiempo de lectura y reducir el tiempo de ver televisión.

 

El hogar común y corriente estadounidense tiene 2.86 televisiones, un 18% más que en el año 2000 (2.43 por hogar) y 43% más alto que el año 1990 (2.0 por hogar). En los Estados Unidos, hay más televisores en un hogar que habitantes. Los niños menores de 8 años en promedio pasan más de 90 minutos por día viendo televisión o dvds.

 

Casí 33% de niños estadounidenses viven en un hogar que tiene una televisión prendida la mayoría del día. Niños entre 8 y 18 años ven un promedio de tres horas de televisión por día. Un 61% de niños menores de dos años se entretienen con tecnología que usa pantallas y 43% ven televisión todos los días. Esto me preocupa.

Uno de los problemas de ver televisión es que reduce la teoría de a mente. La teoría de la mente (TM) es la habilidad de atribuirle estados mentales -creencias, deseos, propósitos, fingir, conocimiento y etc.- a uno mismo, a gente ajena y entender que otras personas tienen sus propias creencias, deseos y propósitos diferentes a los de uno mismo.

 

Desafortunadamente, la televisión es el medio menos interactivo y el más probable de reducir la teoría de la mente. Un ensayo titulado “La relación entre la exposición a la televisión y la teoría de la mente entre preescolares” fue publicado en Noviembre del 2013 en el Journal of Communication. Los investigadores descubrieron que preescolares que tienen una televisión en su cuarto y son expuestos a televisión ambiental tienen un entendimiento más debilitado de las creencias y deseos ajenos. También tienen una reducción en su desarrollo cognitivo.

 

La lectura mejora conectividad mental

 

Los cambios ocasionados mediante la lectura de una novela fueron registrados en el córtex temporal izquierdo, la parte del cerebro asociada  con la receptividad de la lengua y centro de motricidad sensorial principal del cerebro. Neuronas de esta parte han sido vinculadas con la habilidad de engañar a la mente a pensar que está haciendo algo que no está haciendo, un fenómeno conocido cognición encarnada.

 

Un ejemplo de la cognición encarnada es similar a la visualización en los deportes, el solo pensar en jugar baloncesto puede activar neuronas asociadas con el acto físico de jugar baloncesto.

 

“Los cambios neurológicos que fueron asociados con la sensación física y motricidad sugieren que la lectura de una novela puede transportarlo a uno en el cuerpo del protagonista.” declara el neurólogo y autor principal del estudio, el profesor Gregory S. Berns. La habilidad ponernos en el cuerpo de otros mejora la teoría de la mente.

 

“Las historias definen nuestras vidas y en algunos casos ayudan a definir a una persona,” aclara el Dr. Berns, director del centro de Neuropolítica de la universidad de Emory en Atlanta. Añadió: “Queremos entender cómo las historias entran en nuestro cerebro y cómo lo afectan.”

 

El aspecto narrativo de la novela es una forma multifacética de comunicación que interactúa con múltiples partes del cerebro. Aunque varias teorías lingüísticas y literarias describen qué constituye una historia, investigaciones neurobiológicas  apenas han logrado identificar las redes neurológicas activas cuando se procesa una narración.

 

Para determinar cuál duración de conectividad en el cerebro fue la más larga, los investigadores midieron los cambios entre la conectividad durante el estado de descanso cerebral antes y después de leer una novela. Los investigadores escogieron una novela en vez de un cuento corto porque la duración y profundidad de la novela les permitiría estudiar una secuencia repetida de estímulos específicos (partes de la novela) situada entre un contexto amplio de estímulos controlados que podía ser observada en varios escaneos neurológicos.

 

Los investigadores tomaron fMRI escaneos de los cerebros de 21 estudiantes universitarios cuando descansaron. Luego se les pidió que leyeran partes de “Pompeya”, el thriller del 2003 de Robert Harris, durante nueve días. Los cerebros de los estudiantes fueron escaneados cada mañana después de cada lectura nocturna y después a diario 5 cinco días después de terminar la novela.

 

Conclusión: La lectura mejora la cognición encarnada y la teoría de la mente

 

Los escaneos revelaron una conectividad mejorada en los cerebros de los estudiantes durante las mañanas después de la lecturas nocturnas. Las partes con conectividad mejorada fueron las regiones del córtex temporal izquierdo, la parte asociada con la comprensión lingüística, y el surco central del cerebro, asociado con la sensaciones y la motricidad.

 

“El lado frontal del surco contiene neuronas que controlan la motricidad del cuerpo,” observó Berns. También añadió que “la parte posterior del surco contiene neuronas que reciben los datos sensoriales del cuerpo. Descubrir una conectividad mejorada en esta parte fue sorprendente, pero tal vez implique que el acto de leer pone al lector en el cuerpo del protagonista.”

 

La habilidad de ensimismarse en alguien diferente mediante la cognición encarnada es la clave para mejorar la teoría de la mente y la habilidad de tener compasión. Aunque el estudio no hizo estas conclusiones de manera directa, parece ser sentido común que si animamos a nuestros hijos a leer, a diferencia de ver televisión, su teoría de la mente y su habilidad de tener compasión mejoraría.

 

Leer una buena novela permite que nuestra imaginación siga creciendo. Las novelas nos ayuda a lidiar con nuestros probemos cotidianos y nos pone en un mundo que se vuelve realidad en nuestra mente. Rara es la adaptación de un libro a cine mejor que el texto original. Los efectos especiales más avanzados fallan ante nuestras propias imaginaciones.

 

Berns concluye que “Por lo menos podemos decir que leer cuentos, particularmente aquellos con un arco narrativo fuerte, reconfiguran las redes cerebrales durante un par de días. Demuestra cómo los cuentos se quedan con nosotros. Esto tal vez tenga implicaciones profundas para infantes y el rol de la lectura en la formación de sus cerebros.”

 

Puede ser difícil encontrar una buena novela. Yo solamente termino un tercio de los libros que empiezo. Goodreads tiene una lista de la mejor ficción de 2013 que tiene recomendaciones que pueden disfrutar.

 

Artículo original en inglés.

 

Traducido por Edgar Valderrama Medina

 

 

Advertisements
This entry was posted in Coaching, Mental Health and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s